jueves, 27 de agosto de 2009

CUANDO Y POR QUE

Cuando el alma se viste de amor,
cuando el deseo se transforma en persona,
cuando dos seres se vuelven uno
y cuando en las noches la luna espera impaciente
que unos ojos fundidos en el cielo descansen su mirada sobre ella,
no es más que la vibración de tu ser la que recibe el mío.

Te amo por vibrar en mi misma sintonía.
Te amo por la metamorfosis que me provocas.
Pero por sobre todo te amo porque me dejas amar.

martes, 18 de agosto de 2009

AMOR ETERNO


Amante de mi amor eterno, del amor infinito, del que está arraigado desde hace tiempo, tal vez más allá de esta vida, desde que se creó el Universo.

Amante de aquellas almas que se buscan, que se encuentran, que se sienten y se mezclan.

Amante del amor que siento y del sentir que pienso. De la razón y del corazón. De la locura y la frescura. De la pasión y la quietud.

Amante del secreto que susurro en sus oídos, de la palabra no dicha y de la que tiene sonido. De la música, de recuerdos, de romances indiscretos. De esperanzas, de ilusiones, de glorias y deshonores.

Amante de la vida, de las rosas con espinas. De la luna, del sol, del mar, del viento.

Amantes perfectos no existen, sólo existen en los sueños.

Es por eso que me animo y entonces a veces sueño.

lunes, 17 de agosto de 2009

HOY VIVI


Hoy me dediqué a vivir. A vivir de verdad, con emociones en cada momento de mi día. A disfrutar, a escuchar, a hablar, a reír, a sentir.

Hoy presté especial atención a las veces que sonreía y valoré realmente a cada uno de los seres que me provocaron esas sonrisas.
Hoy disfruté del abrazo y de los besos. De mis hijos diciéndome “te quiero”. De los amigos que se sentían bien y de aquellos que no tanto pero quienes me dieron la oportunidad de sembrar en ellos una palabra con el fin de que se sintieran mejor. No sé si lo logré, pero al menos sé que hice el intento.

Hoy descubrí el sentido de una palabra vieja -tan vieja como decir luna- que dicha en su momento justo puede renovarse diariamente y generar un sinfín de emociones y sensaciones.

Hoy volví a sentir la sensación de ser más que tan sólo un alma. La sensación de sentir que soy más que yo.

Una frase alentadora, un mensaje divertido, una palabra única, un libro que vino de lejos, un marido con quien comparto una pasión, unos hijos que me aman por sobre todas las cosas, una obra de teatro con una actriz increíble, unas amigas que me hicieron reír.

Así fue mi día.
Así fue como viví hoy.
Así es como soy feliz.

viernes, 7 de agosto de 2009

SOBRE LA PERDIDA


Perder es encontrar.

En la pérdida- sea del tipo que sea-, quedan cosas atrás pero se abren nuevos horizontes hacia lo desconocido, hacia nuevos mundos por descubrir.
Es verdad, nada suplantará el vacío que nos queda tras esa pérdida, pero también es cierto que a partir de ella podemos encontrar nuevas emociones, nuevas aventuras y nuevas sensaciones.
También podemos elegir quedarnos en la angustia de nuestra pérdida, revolcarnos en ella y "disfrutar" de nuestro dolor. O bien podemos aprender de él para seguir adelante.
He aprendido en esta vida que no es posible vivir sin dolor. Es necesario para crecer como ser humano. Así como aquel que no añora el mar porque no lo conoce, lo mismo pasa con el dolor.
Sólo conociéndolo podemos aprender de él. Lo que no necesariamente significa que hay que sufrir. Debemos aprender a no sufrir. Debemos aprender a superar nuestro ego: “porque YO no tengo, porque YO lo quería, porque YO lo necesito, porque YO soy más feliz, porque YO sufro, porque YO lloro, porque YO estoy triste" ... porque YO, porque YO, porque YO ...
En nuestra pérdida, podemos elegir encontrar o podemos elegir sufrir. Son opciones.
Después de mis duelos, siempre he elegido la primera.

lunes, 3 de agosto de 2009

SOLO UNA MUJER


Nunca fui la dama encantada, aunque así lo supusieras.
Nunca fui la que vistió de blanco ni tampoco de seda.
Nunca fui la intachable ni la más certera.

Sólo soy una mujer, un poco aventurera, que define la vida con colores de otoño y primavera. Con fragancias frescas y otras más secas. Con caricias suaves pero de manos gruesas. Con palabras que dan vida y otras que hielan. Con gustos dulces y amargos, como la vida entera.

Quizás tus sueños me dibujaron como aquella diosa que tu alma vela.
No soy ni diosa, ni reina, tan sólo soy yo, una mujer que vive la vida plena.

Preguntaste qué quiero y no contesté. No es que no lo sepa. Lo tengo claro desde aquella noche en que la luna y el mar bailaron juntos, al compás de tus sueños y la realidad que hasta hoy me golpea.
Creo que esas palabras se escuchan sólo desde un lugar que no es el simple sonido de mi voz rozando el viento que pasa sin cautela, sino mi alma hablando a la tuya y, para eso, no hay más que la espera.

No te quiero en el Olimpo, pero tampoco puedo prometerte un Paraíso sin manzanas que despierten nuestras peores miserias.

Lo que sí puedo darte es lo que te he dado siempre, transcurrir cada día, con soles y sombras, sabiendo que sólo cuando dos almas como las nuestras se juntan hacen que vivir sí valga la pena.