lunes, 26 de febrero de 2007

(P)LANCHITA VICIO

Quién no recuerda al legendario hombre que se hizo famoso gracias a Tinelli? Qué será de su vida?
Buscando un poco lo único que pude encontrar es que estaba haciendo un programa de TV en Córdoba (Argentina), que le iba muy bien y que estaba junto a su familia. La verdad, no me importa, pero como me acordé de él para este título, al menos cuento algo sobre su historia (sólo porque me sirvió para el título, nada más).
Lo que me importa en realidad es la "planchita vicio". He redescubierto este magnífico invento. Estoy hablando de la planchita de pelo y del vicio en el cual me estoy metiendo.
Ya tenía una en mi poder, pero era un poco de antaño. Ahora compré una finita, finita ... bien como planchar un pelo corto, como el mío. Finalmente puedo decirle adiós a mis rulitos de ovejita. Cada mañana, antes de salir de mi casa, plancha en mano y a alisar dale que te dale. Salgo con mis pelitos cortos muy lacios. Me encanta!!!
Ya sé que esto es adictivo, pero es la única solución momentánea que encontré sin tener que hacerme un laciado. Así que me volveré viciosa de la planchita, sí. Concurriré después a "planchitas anónimas", sí. Pero que me quiten lo bailado!!!!
Ah, pasé el primer día de estrés. Fue peor de lo que pensaba. Mañana me quedan las visas!!! Ufff, ya estoy cansada.

domingo, 25 de febrero de 2007

PASAPORTES Y VISAS


Mañana sacamos los pasaportes. Trámite que ya me agota hacer antes de empezar. Me estresa pensar que tengo que estar cuidando que Renzo (el de 2) no toque nada, que no moleste a Juan Diego (el de 5), que no griten, que no se peleen, que se mantengan tranquilos mientras hacemos el trámite.

Ya sé que no lo voy a lograr, pero no puedo evitar pensar en estresarme. Además, como si fuera poco, el nene mayor (o sea, mi esposo) no tiene todos los papeles que precisa llevar! Y eso que le avisé con 20 días de anticipación. Problema de él si no le dan el pasaporte. No viajará. O tendrá que pagar nuevamente día y hora. No sé. Con mis dos hijos y conmigo misma es más que suficiente para juntar papeles.

A las 11 AM estaremos iniciando el trámite para después correr como una loca a dejarlos en el trabajo a mi marido, en el jardín al peque y en el colegio al mayor. Ah, antes de esto, debo llevar a los menores a almorzar a algún Mc Donalds, ya que todo tiene que ser rápido. Y con suerte, después que todos retomen sus tareas, me toca a mi empezar a trabajar (claro que en el medio debo pasar por un cambio a pagar las visas de USA en algún lado).

Y yo, muy ilusa, hoy quería adelantar trámites. Se me ocurrió imprimir los formularios que necesitamos para la embajada. Cuando comencé a llenarlo, ya me aburrió. No sólo me piden millones de datos los cuales tuve que buscar por agendas, celular y pasaportes anteriores, sino que cuando quise intentar imprimirlos (intentar, porque hace 2 días que el toner de la impresora empezó a escasear, por lo cual tampoco sé si iba a poder imprimirlos) resulta que no puedo porque la fecha de impresión no puede ser anterior a la fecha de emisión de los pasaportes (o sea, mañana). Divino. Perdí una hora de mi tiempo para nada.

Así que tal vez mañana vaya a un cyber cafe e intente hacerlo desde allí, con pasaporte en mano y fechas anotadas en alguna hoja (que seguro perderé).

El martes, otro día de locos. Embajada a las 9,15 AM (esta vez, sola con los niños! Más estresante aún). Luego, jardín y colegio (esto significa volver a mi casa, pues están a dos cuadras de aquí). De allí otra vez al centro, al trabajo. A eso de 11,30 AM ir a comprar los pasajes.

Y ahí si, creo que ya respiro tranquila hasta el 25 de marzo que nos vamos (igual, luego que tenga las visas, debo ir a buscar los pasaportes a no sé dónde recién a los 3 días).

En fin, me voy a dar un baño y a acostar, que mañana el día será un poco complicado.

Buenas noches.

sábado, 24 de febrero de 2007

JAQUE MATE, MAMA

Aquí está el azúcar:
Mi hijo de 5 años suele obsesionarse con el aprendizaje. Por estos días, su obsesión pasó a ser el ajedrez. Como soy la única persona de esta casa que sabe mover las piezas (no jugar, porque de estrategias no sé nada), me ha tocado compartir este espacio lúdico y de aprendizaje con él. No me quejo, por el contario, nada más lindo que compartir con los hijos.

Es así que a pesar de tener un precioso y preciado ajedrez tallado en piedra en el cual jugamos por primera vez, hoy le compré uno acorde a su edad, o sea de plástico. Fue uno de los regalos que más feliz lo ha hecho. Ver su carita de felicidad al recibirlo me regocija.

El problema es que mis tiempos son siempre muy ajustados, por lo cual recién a última hora de la noche logré sentarme a jugar nuevamente con él. Es increíble la capacidad de aprendizaje que tienen estos niños. No dejo de sorprenderme. El primer día conocía algunos movimientos (como ser el de la Reina o los Peones ... aún me pregunto cómo aprendió, ya que ni él mismo sabe responderme). Ese día estuve explicándole cómo debían moverse las demás piezas y, a pesar de su corta edad, ha retenido bastante los movimientos. Por supuesto que esa noche el Jaque Mate lo hice yo.

Hoy "la clase" fue más que nada sobre atención en los movimientos del otro jugador. Ver en forma estratégica cuál era el mejor movimiento para evitar perder piezas. Aunque a veces uno esté tentado de "comer" al oponente, es probable que luego él te haga perder una de las tuyas.

Así venía desarrollándose el juego, entre Caballos, Torres y Alfiles, cuando de repente mueve una de sus piezas y dice: "Jaque Mate, mamá". Acababa de jaquearme al Rey con su Reina. Mi Rey no tenía escapatoria. Era un Jaque Mate real.

Entre derrotada y abatida, también me sentí plena de orgullo. Mi hijo de 5 años me derrotó en su segundo partido de ajedrez.

Se fue a dormir con una sonrisa de felicidad en su rostro. Mañana seguro me espera un nuevo "duelo", como lo llama él. Por mi parte intentaré defender el reino, porque es la mejor forma de que pueda aprender. Pero lo cierto es que siempre estaré deseando escuchar "Jaque Mate, mamá", y sin dudas me volveré a sentir orgullosa y feliz cuando MI REY logre derrotar al Rey de un juego de ajedrez.

viernes, 23 de febrero de 2007

SERENDIPIA


Hoy toca la pimienta de este blog. Hoy un cuento surge desde mi alma que se entremezcla con la fantasía, llegando a crear una pequeña historia de amor:

"Se conocieron hace ya tiempo. Poco a poco sus almas se fueron encontrando. Ellos no buscaban nada, sin embargo, él descubrió en ella algo más que la pasión. Ella sin duda, descubrió el amor.

Vivieron un noviazgo lleno de felicidad, de sorpresas, de alegrías. Los días transcurrían demasiado rápido y cuando intentaron tomar conciencia con la realidad, ya más de un año había transcurrido luego de aquél encuentro causal en el estacionamiento de un centro comercial.

Sin saber bien por qué, un día decidieron abandonar esa relación. No había motivos para derrotar al amor, pero sabían que el mundo, que solía parar cuando estaban juntos, estaba a punto de comenzar a girar nuevamente, lo cual hizo que tomaran esta decisión. Ninguno de los dos estaba dispuesto a perder lo que durante tanto tiempo habían construído. Ninguno de los dos estaba dispuesto a dejar que el amor se rompiera, se quebrara o se astillara. Era demasiado hermoso como dejarlo escapar. Tal vez también el miedo a que su pasión terminara, a que su amor ídilico se convirtiera en un amor más, hizo que decidieran ir contra la corriente y terminar.

El dolor partió sus corazones, tanto así que un pedazo de cada uno quedó en el otro, y esto les dificultaba hasta para respirar.

Fue entonces poco tiempo después cuando él, sin buscarla, la encontró. Allí, en el mismo estacionamiento donde la conoció, volvió a verla subir a su vehículo. Sin pensarlo, se apresuró y la interceptó. Había soñado con ella esa noche y luego supo que ella también había soñado con él. La necesidad de tenerse preponderó sobre toda decisión. Fue así que terminaron encerrados en un cuarto de hotel, besándose como en sus sueños, amándose como en la realidad.

Champagne de por medio, él bebió en ella, en cada centímetro de su piel. Ella se estremecía ante el frío, pero cada gota que él derramaba sobre su cuerpo traía consigo el roce de sus labios que penetraban todo su ser. Ella también bebió de él, lo amó como nunca, se estremeció como pocas veces lo había logrado hacer.

Estuvieron horas perdidos uno en el otro, intentando guardar en sus retinas, en sus labios y en su corazón cada momento que el otro le entregaba.

Finalmente, la hora de la despedida llegó. Ella lo besó. El la abrazó.

Continuaron con su decisión, pero supieron entonces que no se habían conocido en esta vida, sino que sus almas coincidían desde hacía muchas otras atrás.

Y una vez más dejaron todo librado al azar, a las serendipias, porque sabían que esto ocurriría de aquí a la posteridad y que la cita para una nueva vida sería sólo cuestión de esperar.

Los años pasaron. Ella se casó. El está intentando reconstruir su felicidad por segunda vez.

Aún así, hoy por hoy, luego de 25 años de aquel encuentro causal, aún sus almas lloran cuando el otro no está. Es por eso que sus encuentros seguirán siendo serendipias en un mundo irreal."


*Serendipia - facultad de hacer descubrimientos afortunados e inesperados por accidente

(23.02.2007 - 18:54 hs)

CORPUS CALLOSUM

Hoy espero irme a la cama relativamente temprano. El peque más chico ya duerme, luego de un berrinche típico de un niño de 2 años. Vaya si me cansa esto. Tanto griterío sin motivo me pone los pelos de punta (sí, los rulos, porque hoy ya aparecieron a pesar de mis esfuerzos de mantenerlos peinaditos). Termino absolutamente agotada.

El mayor, de 5 años, acaba de mostrarme su pie descalzo y sucio con algo que se le ha clavado. Ya el llanto a comenzado, antes de que realice ninguna maniobra por sacarlo. Sólo con el hecho de decirle que se lo iba a quitar ya ha empezado a lamentarse. Uff, esto es de nunca acabaaaar.

Mi marido que ya está "reposando" en la cama, me dice: "no tenemos señal en el cable, sólo funciona el decodificador digital". Claro, sólo en nuestra habitación sucedía, por lo cual era muy sencillo verificar e imaginar que detrás de la TV el cable estaba desenchufado. Se ve que hay que tener una neurona más para saberlo, no? Y eso que el técnico en electrónica es él, no yo.

Hablando de esto, recordé algo que leí el otro día. La famosa frase que ocasionalmente es utilizada en forma de insulto "callo en el cerebro", resulta ser cierta.

Anatómicamente, lo que une el hemiferio izquierdo de nuestro cerebro con el derecho (el mazo de nervios) se llama "CORPUS CALLOSUM" (de aquí la expresión).

Lo interesante de la nota era que en las mujeres el corpus callosum es más grande que en los hombres. Parece ser que esta es la razón por la cual estamos capacitadas para llevar a cabo varias tareas a la vez, cosa que habitualmente no sucede en los hombres. Estos sólo pueden llevar a cabo una tarea por vez y, si deben realizar otra, les lleva unos momentos dejar de hacer lo que estaban haciendo y tomar conciencia de la nueva tarea. Asimismo, también la audición femenina es superior a la de los hombres. Si, por ejemplo, suena el teléfono y la TV está encendida, el hombre deberá bajar el volumen para atender el teléfono, mientras que las mujeres podemos hacerlo sin problemas.

En fin mujeres, cuando nos digan que tenemos un callo en el cerebro, no debemos tomarlo como un insulto jamás, sino sentirnos plenas y orgullosas de tenerlo. Y a las que como yo exigen a sus hombres hacer más de una cosa a la vez, tomemos conciencia que su cuerpo fue diseñado así y que por más que nos moleste NO PUEDEN HACERLO.
(22.02.2007 - 22:30hs)

OUT OF WAR(T)

Verruga (por la RAE - Real Academia Española)
En inglés: WART
(Del
lat. verruca).

1. f. Excrecencia cutánea por lo general redonda.
2. f. Abultamiento que la acumulación de savia produce en algún punto de la superficie de una planta.
3. f. coloq. Persona o cosa que molesta y de que no se puede uno librar.

Respecto a las plantas y su savia, poco y nada sé, ya que además de no ser insectera tampoco soy vegetariana para nada. Aunque ahora que lo pienso, recuerdo haber visto alguna acumulación de savia en algún arbolito que otro. Supongo que se refieren a eso.
"Persona o cosa que molesta y de que no se puede uno librar". Y bueh, en este punto, habría unos cuantos de los que me quisiera librar, sin embargo, ahí están mis verrugas aferradas a mi y vivo con ellas a pesar de todo.

Pero esta vez, voy a las comunes, a las que todos conocemos, si señoras y señores, estoy hablando de las verrugas de la piel.
Tres eran las que se habían apoderado de parte de mi cuerpo. Una de ellas, fue extirpada junto con el cuadrante de mi mama izquierda y los ganglios de mi axila (se encontraba en el medio, entre ambas). Increíblemente, algo que era totalmente "de rebote" terminó siendo LA PEOR cicatriz que tengo en el cuerpo. Maldigo la hora que el médico me preguntó en la sala de operaciones: "Querés que aprovechemos y saquemos esta verruguita?" y yo, como buena uruguaya, pensé: mmhh, dos al precio de uno, y respondí "y bueno, ya que estás!" Y ahí ando, con una marca que se me ve de aquí a allí (no la ves??? debe ser la luz, porque creo que hasta por blog se ve).
Quedaron dos. Una en la espalda y otra en el hombro derecho. La de la espalda era la que más me molestaba. La del hombro ni fu ni fa, pero otra vez: dos al precio de uno (olvidé que esto ya lo había pensado con anterioridad). Esta vez cero marca. Anestesia en el hombro (apenas un pinchacito) y láser de por medio, la verruguita desapareció en escasos segundos. Cauterizó la pequeña herida y puso un "micropor" (en mi época era leuco nomás). Eso sí, un olor a churrasco quemado que no se soportaba. Qué cosa desagradable el olor a piel quemada!!
Quedó una. La de la espalda. Vuelta y vuelta como pollo en la parrilla, con la experiencia de la anterior supuse que sería igual. Pero no. La anestesia me dolió bastante (mi primer pensamiento - luego del dolor, obvio -) fue que los faquires deben sufrir horrores intentando dormir sobre clavos. En fin, del olor a quemado no se sintió nada, claro, estaba bastante más lejos de la nariz.
La cuestión fue que en 10 minutos estaba fuera del consultorio con mis dos venditas de micropor y manejando para casa.
Y ahora puedo decir que soy una desverrugada (no una desvergonzada), al menos de las que de piel se traten. Las otras, ya el tiempo las eliminará supongo (o seguirán prendidas a mi por la eternidad?).
(21.02.2007 - 23:27 hs)

NO ME BANCO LAS HORMIGAS ...

... y eso que vivo en la ciudad.
Estoy al borde de un ataque de hormiguitis aguda. Hace ya unos meses que vengo peleando con las malditas hormigas. Invadieron la planta superior de mi casa y aún no entiendo por qué ni por dónde vienen.
Empezaron por el baño. Una hormiga un día, tres otro y al final eran como diez en el piso. Al principio las dejaba porque me daban lástima (no soy bichera, menos insectera, pero igual, me daba pena). Después, cuando fueron más, dejé de tener sentimiento compasivo y las empecé a matar a dedazo limpio nomás (total, las que venían al lugar equivocado eran ellas ... si no hubieran entrado seguirían vivitas y coleando, si es que pueden colear). Pero la cosa se empezó a poner fea. Las mataba y parecía que se multiplicaban. Siempre, desde chica, tuve la sensación que las hormigas acudían al funeral de las otras.
Aún no había manejado el veneno como opción para eliminarlas pero cuando las vi sobre la moquette de mi cuarto (y eso que es difícil verlas, porque el color de la moquette es azul-celeste jaspeadita) ya fue el acabóse. Ahí sí, metí Raid Casa y Jardín por todos lados. La moquette, el baño (ya habían invadido el murito a continuación de la bañera) y terraza de mi dormitorio. Quedaban fritas al instante. Lo mejor de todo, el veneno tiene efecto residual, así que si aparecían más, también desaparecían.
Estaba de lo más contenta cuando lo peor sucedió. Encontré hormigas en el placard de mi hijo menor (2 años). Entre su ropita pequeñita y lavadita. Entre sus zapatitos, entre sus pañales!!! Fue como que me hubieran metido una por el traste. Empecé a matarlas ya con bronca. Invadieron uno de los lugares de privilegio de mi casa. Vacié el placard, puse veneno y, otra vez, eliminadas. A todo esto, ya habían comenzado a aparecer de nuevo en el baño.
Creí que iba a tener ahí mismo el ataque que mencioné al principio (no vuelvas para atrás a leer, se trata del de hormiguitis aguda), pero no. Me controlé y empecé a hacer tratamiento intensivo. Veneno por todos lados, vaciamiento de placard por 48 horas, revisación de prendas una por una y sacudida por las dudas que quedara alguna. La prohibición a mis hijos de comer absolutamente nada en la planta superior fue inmediata. Ni el más mínimo resto de miga podía existir allí arriba. Por suerte, fue respetada.
A los pocos días, volví a encontrar hormigas en el baño. Descubrí que una jabonera que está en el murito de la bañera era un buen atractivo (se ve que los restos de jabón las atraen). Así que saqué todo lo que allí había y volví a echar veneno. En el placard, encontré alguna más pero muerta, excepto el día que vi que se estaban introduciendo por un paquete de toallitas húmedas mal cerrado (se ve que también esto las atrae). Vacié ese estante y eché veneno, revisé el resto y todo solucionado. Estaba segura que las había controlado. Sólo era cuestión de revisar todos los días y, si aparecía alguna, volver a controlar la situación con el veneno en cuestión.
Pero hoy sí me vino el ataque fulminante (porque casi muero yo también después de tanto veneno). Estaban en la cama de mi hijo (el menor)!!!. Encontré al menos 15 hormigas en su cama al momento de acostarlo. Fuera de mi, empecé a eliminarlas, destendí la cama, puse la ropa a lavar, eché veneno por todas partes, inclusive en su colchón y lo mandé a dormir con su hermano (que por suerte tiene una cama marinera). Mañana llamo a la Liga Sanitaria. Lograron ganarme estos pequeños e intolerables insectos.
Me siento derrotada, me pica todo el cuerpo (psicosis) y no paro de estornudar de todo el veneno que inhalé.
FUERA A LAS HORMIGAS DE MI PLANETA!!! Me importa nada la cadena ecológica. En mi casa eso no funciona. Y que venga Greenpeace a decirme algo nomás!!!
(21.02.2007 - 00:38 hs)

PELIGROSA OBSESION

Después de un cáncer de mama, de haber estado rapada, de usar pañuelos que me quedaban entre divertidos y sensuales (porque hay que ponerle onda a todo), de desear que apareciera algo de pelo para poder sacármelos, de verlo crecer poco a poco, finalmente, llegó el día en que fui libre de accesorios en mi cabeza.
Comenzó a crecer con mucha fuerza y venía bien la cosa. Hasta que un día ... me di cuenta que empezaban a aparecer rulos. Bien, un poco de gel y a otra cosa mariposa. A disfrutar de tener los pelos al viento. Y me digo: "uy, con todo lo que he pasado, esto es un poroto!" ... Pero no lo es. A pesar de todo, no puedo evitar que me importe la imagen.
Los rulos siguieron su curso y ahora ...

TENGO EL PELO RIZADO Y NO ME GUSTA!!

Estos días libres he probado todo tipo de cambio de look sin muchos resultados favorables.
Primero que nada me he hecho el color para cubrir mis canas (que parecen haberse multiplicado) y me ha quedado demasiado negro para mi gusto (siempre tuve el pelo oscuro, pero esta vez creo que se me ha ido la mano). He decidido hacer "crecer" mis rulos, o sea, definirlos bien a ver cómo me quedaban. Luego de aplicar mucho mousse (o espuma) me sequé el pelo con difusor. Al terminar, me había transformado en un micrófono. Todo parado y los rulos más apretados que nunca. Volví a lavar y apliqué mi gel salvador.
Ayer decidí peinarme. Luego del baño, con un cepillo y el secador intenté darle forma. No pude. Intenté con la planchita. Tampoco, está demasiado corto para que pueda agarrar el pelo. Terminé nuevamente poniéndome gel.
Ya vencida ante tantos intentos, acudí a la peluquería para que me dieran alguna solución.
Lo primero fue que ante tanto negro pusieron "un poco de luz". Ahora se me asoman unos reflejos rojos por todas partes. No quedan mal, al menos no me veo tan oscura.
Lo segundo, cortar. Si, hay poco pelo, pero mucha cantidad. Así que sin tocar el largo (que hace muy poco pude entender cómo cortan sin sacar el largo), me lo desmecharon con navaja y tijeras especiales. Bien, ya el colchón había bajado.
Por último, tomó un cepillo (más chico que el que tengo yo, me parece que ese es el secreto) y me lo peinó mientras me lo secaba.
Resultado: QUEDE CON EL PELO LISO OTRA VEZ!!!!
Salí de la peluquería habiendo gastado una mini fortuna pero sin importarme nada porque quedé más que conforme. Claro está que esto me durará sólo unas horas. Una vez que lave volverán a aparecer mis rulitos de ovejita (hoy creo que dormiré sentada, así por lo menos puedo disfrutarlo un día más).
Pero bueno, al menos ahora no seré más la oveja negra. Seré una oveja punk.
Igual mañana trataré de comprarme uno de esos cepillitos diminutos, a ver si sola puedo solucionarlo de una vez.
(20.02.2007 - 22:56hs)

INICIACION


Primer artículo. Primera nota. Primera plana.


Me quejo porque duermo poco y sin embargo aqui estoy, escribiendo en vez de dormir.Este blog sólo será para esos momentos en los que tengo ganas de matar mi adicción con este maldito (y buen) teclado. Para cuando no sepa qué hacer y quiera hacer algo. Para cuando quiera escribir y no sepa por donde empezar. Y también para cuando sepa por donde empezar.

Este blog tendrá mucho de mi.

Tendrá la sal, el azúcar y la pimienta de mi vida.

Será hecho con sabor a mi.
(20.02.2007 - 00:30 hs)