jueves, 7 de febrero de 2013

TRANSMUTACION

No es un día como cualquiera.
Hoy se cierran sueños compartidos
y lo vivido pasa efectivamente
al álbum de los recuerdos.
No hay festejos ni brindis,
como fueron sugeridos,
porque no amerita que este ciclo
se cierre con alegría.
Duele, aunque la decisión sea mía.
Duele concluir lo que algún día
soñé para el resto de mis días.
No se trata de arrepentimiento,
sino de respeto por lo que existió.
y aunque sólo se trate de la legalidad
se siente la desolación,
la desvinculación,
la última separación posible.
Yo no festejo.
Más bien que me meto en mi caparazón
y me refugio en mis niños,
en ellos que son quienes mantendrán un hilo de unión.
Me retiro sabiendo,
que pase lo que pase,
aunque no a todos les resulte
fácil de comprender,
que de mi parte quedará siempre
respeto por lo vivido
y esta forma diferente
de sentir amor.


lunes, 4 de febrero de 2013

HAY DIAS ...

Hay días en los que el alma
se quiebra en pedacitos
y, aunque intento juntarlos
lo más rápido posible
con el fin de que ninguno se extravíe,
a veces no lo logro.
Y ahí quedo,
con el alma destrozada,
intentando armar el puzzle
desde un rincón oscuro
de mi soledad.
Lloro sobre las piezas,
una vez más,
odiándome por haber vuelto a creer
que esto no sucedería más.
Sin embargo,
lo más doloroso
no es saberla hecha añicos.
No.
Lo más doloroso
es saber que esto sucede
porque, cada vez que se desarma,
pretendo devolverte
el pedacito de la tuya
que un día gentilmente
dejaste en mi.