viernes, 23 de febrero de 2007

CORPUS CALLOSUM

Hoy espero irme a la cama relativamente temprano. El peque más chico ya duerme, luego de un berrinche típico de un niño de 2 años. Vaya si me cansa esto. Tanto griterío sin motivo me pone los pelos de punta (sí, los rulos, porque hoy ya aparecieron a pesar de mis esfuerzos de mantenerlos peinaditos). Termino absolutamente agotada.

El mayor, de 5 años, acaba de mostrarme su pie descalzo y sucio con algo que se le ha clavado. Ya el llanto a comenzado, antes de que realice ninguna maniobra por sacarlo. Sólo con el hecho de decirle que se lo iba a quitar ya ha empezado a lamentarse. Uff, esto es de nunca acabaaaar.

Mi marido que ya está "reposando" en la cama, me dice: "no tenemos señal en el cable, sólo funciona el decodificador digital". Claro, sólo en nuestra habitación sucedía, por lo cual era muy sencillo verificar e imaginar que detrás de la TV el cable estaba desenchufado. Se ve que hay que tener una neurona más para saberlo, no? Y eso que el técnico en electrónica es él, no yo.

Hablando de esto, recordé algo que leí el otro día. La famosa frase que ocasionalmente es utilizada en forma de insulto "callo en el cerebro", resulta ser cierta.

Anatómicamente, lo que une el hemiferio izquierdo de nuestro cerebro con el derecho (el mazo de nervios) se llama "CORPUS CALLOSUM" (de aquí la expresión).

Lo interesante de la nota era que en las mujeres el corpus callosum es más grande que en los hombres. Parece ser que esta es la razón por la cual estamos capacitadas para llevar a cabo varias tareas a la vez, cosa que habitualmente no sucede en los hombres. Estos sólo pueden llevar a cabo una tarea por vez y, si deben realizar otra, les lleva unos momentos dejar de hacer lo que estaban haciendo y tomar conciencia de la nueva tarea. Asimismo, también la audición femenina es superior a la de los hombres. Si, por ejemplo, suena el teléfono y la TV está encendida, el hombre deberá bajar el volumen para atender el teléfono, mientras que las mujeres podemos hacerlo sin problemas.

En fin mujeres, cuando nos digan que tenemos un callo en el cerebro, no debemos tomarlo como un insulto jamás, sino sentirnos plenas y orgullosas de tenerlo. Y a las que como yo exigen a sus hombres hacer más de una cosa a la vez, tomemos conciencia que su cuerpo fue diseñado así y que por más que nos moleste NO PUEDEN HACERLO.
(22.02.2007 - 22:30hs)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario