domingo, 13 de junio de 2010

LAMENTOS


No llores corazón mío,
que tus latidos llevan las lágrimas
a la fuente que alimenta mis sueños.

No llores,
que se me nubla el día,
que las noches quedan sin luz
y me dan miedo.

No llores,
que mis mañanas se tornan tristes
y mi andar se hace más lento.

Si lloras
dejas que mi mente
atraviese los espacios efímeros del tiempo.

Si lloras
permites que mi presente
se confunda con el futuro incierto
o, aún peor, con el pasado concreto.

No dejes que me gane la nostalgia
ni que la imaginación me encierre en su templo.

Corazón mío,
mejor es que me brindes
la quietud que necesito en estos momentos.

Calma mis ansiedades,
líbrame de este fuego que incendia mi centro.
Regálame la paz que merezco hace tiempo.

Deja que tu golpeteo sea fuerte,
que la luz te invada,
que la sonrisa te habite,
como tantas veces lo ha hecho.

Corazón mío,
mi alma te pide esta vez de rodillas,
más que nunca,
que dejes de inundarla
en tu río de penas, dolores y duelos.

Corazón mío,
escucha mis plegarias,
que si no logro que tu me escuches,
¿cómo confiar en que otros puedan hacerlo?

6 comentarios:

  1. mmmmm muy muy lindo... llegó hasta mi corazón!!
    besos ami!!!

    ResponderEliminar
  2. Uf....que difícil es que la razón pueda decirle y convencer al corazón de que el "llanto" no es el camino. Pos él, igual se empecina en llorar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Siempre que llovió, paró. Eso dicen. Ya va a parar, pero es necesario pa estar luminoso y juerte sacar las lágrimas que debilitan. Porque así como son lágrimas..son aguas que apagan incendios.

    Muuuy lindo, besote

    ResponderEliminar
  4. Anita: gracias, ami.

    Pulgarcito: y ... yo hago el intento. Capaz que en una de esas le nacen orejas al corazón y me escucha.

    Palu: Es verdad todo lo que decís. Y si habré apagado incendias, meu deus! Beso grande y gracias.

    ResponderEliminar
  5. fe de erratas: incendios, no incendias :)

    ResponderEliminar
  6. Resulta que esas palabras se acomodan a varios amores y a diferentes dolores. Porque el corazón late igual, con la misma intensidad sin distinguir el momento ni el lugar.
    Siempre es un placer leerte amiga,
    Besos Cala

    ResponderEliminar