Translate

domingo, 21 de noviembre de 2010

LUNA DE MIL AMORES


(Esta foto es de hoy, de cómo se ve desde mi casa)


Esta noche de luz indirecta
de sol alumbrando a una luna completa
de estrellas ocultas bajo el embrujo radiante
de un satélite enorme y rebosante,
me encuentra serena, con muy pocas penas
quizás en proceso de cambio, en esta luna llena.


Esta luna que vino sentada en un Toro
trae consigo transformarnos en oro,
conocer nuestra esencia
y transformar nuestra consciencia.

Usemos la alquimia y transmutemos metales
que esta luna viene a curar todos los males
Traigamos pociones, encendamos el fuego
que el alma desesepera por entrar en el juego.
Meditemos profundo, unamos nuestro canto
y observemos lo distinto que será nuestro llanto.

¡Ay, luna de mil amores!
¡Cómo me endulzan todos tus sabores!

¡Ah! ¡Y no olviden el ingrediente de toda las pociones!
Porque, sin amor, no hay embrujo que funcione.

6 comentarios:

  1. Muy linda la luna y que lindo te inspiró... acordate de esto: " y que lo viejo, deje lugar a lo nuevo".
    Beso grande ami querida!

    ResponderEliminar
  2. Estas de buenas! Qué bien!
    Contagiame un poco, querida Mage!

    ResponderEliminar
  3. Anita mía, gracias por tu aporte. Sí, cuesta desprenderse de lo viejo. De a poquito voy dejando cosas para que otras más nuevitas entren.


    Nina, la luna llena en Tauro (esta que tenemos hoy) es transformadora. Trae vientos de cambios para todos, así que para vos también hay. No te preocupes, ya pasa. Siempre pasa porque está dentro nuestro, solo que a veces se toma un descanso (la inspiración), y hay que respetarla.

    Besos grandototes a ambas

    ResponderEliminar
  4. Uuuhh, lunas de cambio, lindo, coincidencia, palabra trasmutar en tu texto, y en mi blog, casi al unísono, la tuya con calma la mía con tormento.
    Beso y trataré de contagiarme de tu paz.
    Gracias

    ResponderEliminar
  5. La luna tiene esa cosa mágica, no? Como el fuego...trae lo que esperamos.

    ResponderEliminar
  6. Laurel, yo creo que la luna trae ambas cosas, porque no deja de ser la misma luna, con las dos caras.

    Curi, definitivamente la luna es mágica. El fuego, también. Hay que saber tratar con él.

    Besos

    ResponderEliminar