miércoles, 15 de junio de 2011

CERCANO FINAL



Aniquilante sensación
de esta maldita teoría
que dice que uno y uno son dos
aunque si los miramos separados
uno y uno son solo uno
en cada lado del cuadrado.
No quiero morir así
encasillada en tu alma
dame la libertad
de correr a mi antojo
por los bosques encantados
por los valles escabrosos.
No quiero que mires mi rostro
con extrañas compañías
no quiero que me desees
tras tu mirada escondida.
Ya casi no quedan horas
para ser
carne de tu carne
agua de tu sed
tu triste romance.
Ya casi no quedan horas
para volver a ser
carne de mi carne
agua de mi sed
mi triste romance.
Ya el dolor se siente
el aliento es leve
las gotas caen
el adiós vuelve.
La odiosa soledad
ya casi
es.

5 comentarios:

  1. Desde hace tres días vengo pensando en lo complejo que somos, y escribiendo sobre eso. En lo complejo que somos y en como queremos ir hacia la "simplicidad" y sin embargo, volvemos a "complejizarnos".
    Exactamente eso sería la simplicidad (o no?): uno+uno= 1. Pero sin embargo, después, necesitamos desatarnos! No estar atados a ese uno, irnos por ahí, libres, sin ataduras.
    No sé, no sé, todo es muy complejo. Tan complejo que tu poema en sí, encierra una contradicción profunda que me perturba. Pero me perturba de a de veras...diría El Chavo.

    ResponderEliminar
  2. Me encantó!!! y tb me perturbó!! y si, cuanto queremos ser uno pero no, uno mas uno son dos... y atarnos nos estanca...
    Brindo por el alma libre.. para lo que tenga que ser.
    Besos Ami!

    ResponderEliminar
  3. ah... y no se bien porque me hizo acordar a una leyenda indígena... "La Leyenda del amor eterno"...

    ResponderEliminar
  4. Mage, te siento, siento tal cual lo que escribiste, te entiendo, cada letra y cada espacio, no digo nada, solo te acompaño desde acá, muy clara descripciòn de algo que no es tan claro. Beso

    ResponderEliminar
  5. Mage, por qué te empeñás en escribir cosas tristes??? :,(

    Dame una de amor furioso y con final feliz...

    ResponderEliminar