lunes, 24 de diciembre de 2007

DEL MAIL AL BLOG EN NAVIDAD

Este es un mail que escribí a mis seres queridos. Lo publico aquí para hacerlo extensivo a todos aquellos que hagan un stop. Si bien hay cosas muy personales, mis augurios son para toda la humanidad.

“Despertás y ya sabés, no es un día más …”

Así empieza la canción de despedida de Buitres en sus recitales. Y hoy, tomo prestada esa estrofa porque me parece oportuna. La Navidad es un día de familia, un día de amigos, de reunirse con gente que queremos. Para algunos de ustedes no tiene un significado en sí mismo, no es más que una excusa para reunirse. Para otros, es la celebración del nacimiento de Jesús.

Para los primeros quiero decirles que no tomen este día como un día más, sino que tomen conciencia de la gran dicha de tener amor por cada una de las personas con las que elegimos estar, de tener platos llenos de comida y vasos llenos de los que beber. Agradezcamos que existan excusas para reunirnos y disfrutar de esta vida con pequeños y grandes placeres. Celebren el estar vivos y, si no es del todo, medianamente saludables. Gocen de este día y disfrútenlo. Sean felices y dediquen un minuto a pensar en lo maravilloso que es tener padres quienes los tengan, hermanos, hijos, pareja o amigos con quienes levantar una copa y brindar. Siéntanse dichosos de lo que la vida les da.

Para los otros, tómense un momento para meditar sobre todo lo anterior y también sobre el significado de la Navidad, qué estamos celebrando y por qué lo hacemos.

Para quienes los tengan como yo, disfruten ver a sus hijos abrir los regalos y recuerden que eso es parte de la magia de la Navidad, ver esas caritas felices y llenas de ilusiones al encontrarse con lo que les trajo Papá Noel. Quienes tengan hijos grandes que ya sepan sobre el esfuerzo que hacemos para que tengan lo que les gusta en el árbol esa noche, pónganle magia a este día a través de otras cosas, preparando la mesa en familia, cocinando juntos o generando algo que se transmita de generación en generación, porque eso es amor, el cual quedará en sus recuerdos por siempre.

Por mi parte, aunque no tenga hermanos, aunque mis padres ya no estén, aunque tenga un hijo que los acompaña en el cielo o donde quiera que estén, aunque haya tenido que luchar por vivir, aún así siento que tengo mucho que agradecer y celebrar. Agradezco estar viva para poder compartir con ustedes estas palabras, agradezco a mis papás por enseñarme a vivir cada día renovando el amor hacia los demás, agradezco a mi hijo que me enseñó que la vida es eso, sólo un instante, que hay cosas que no dependen de nosotros, que uno puede salir adelante a pesar de las adversidades. Y agradezco especialmente a todos mis amigos (los de cerca y los de lejos), a mi familia grande y familia chica que han estado a mi lado siempre a pesar de los pesares, bancándome malhumores, llantos, cansancio y transmitiéndome alegría, fuerza y amor incondicional.

También agradezco por los que están llegando a mi vida, brindándose con cariño y ternura, permitiéndome que los conozca y dándose la oportunidad de conocerme.

Y por los que conozco a distancia, que sin conocerlos personalmente han sabido escucharme o leerme y darme sus palabras de aliento cuando las necesitaba.

Por todo esto y por mucho más, les deseo una muy Feliz Navidad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario