jueves, 15 de abril de 2010

LA VERDAD DE LA MILANESA


Hoy soné antigua con esta frase y mi primo, muy moderno y joven él, enseguida me lo hizo notar.

Y sí, estoy vieja. Mis canas que estos días han brotado como árbol en primavera me lo hacen saber. También el cansancio que llevo encima, el cual pinta unas ojeras espantosas en mi rostro.

La angustia y desesperación supieron visitarme de nuevo y esa es "la verdad de la milanesa".

Siempre es horrible ver a un niño enfermo. Pero nada es peor que ver a uno propio. La buena onda y el positivismo parecen desaparecer como arte de magia y la paciencia no es una aliada, sino enemiga.

Pero en todo este milagro de vida que es verlos crecer, aprender y salir adelante, aparecen las enseñanzas en el camino. Para todos. A veces, muy difíciles de visualizar. Otras, no tanto. Ayer, en medio de su llanto, vía en la mano, otra en su pecho, alimentos artificiales y antibióticos, me dijo "mami, yo hoy voy a hacer todo lo posible por sonreír". Y lo logró. Pasó todo el día sonriendo. A veces, forzadamente, pero jamás abandonó su sonrisa. Y yo lo miraba y pensaba: "cómo no ser positiva cuando un niño de 5 años se propone serlo?".

La sabiduría que me transmite estos días es incalculable.

También antes de su segunda operación, mientras él lloraba y yo también, preguntó a su padre qué le pasaba a mami. Juan le explicó que yo estaba cansada y me dolía la espalda. Y mi pequeño niño dijo: "y por qué entonces no se va a casa un rato y se acosta en su cama?". Nunca le importó su dolor, sino el mío. Cómo no esperar que salga adelante una personita tan noble como lo es él?

Entonces, creo que por su nobleza y poder de recuperación fue que hoy finalmente le retiraron su sonda gástrica. Y comenzó a tomar jugos y comer gelatinas. Aún falta para decir que está bien, pero su esfuerzo y voluntad han hecho que su mejoría se haga notar (sin quitarle crédito a los médicos que hicieron su parte, por supuesto).

Aún estaré ausente unos días, internada a su lado, pero cuando volvamos a casa empezaremos todos a respirar mejor. De verdad. Y en la mesa sin dudas que habrá milanesas.

6 comentarios:

  1. es que poño (mi poño)... es un angel adorable... despierta tantos sentimientos indescriptibles ese poñito hermoso!!!!!que nada de lo q contas me sorprende....
    Fuerza amiga... ya queda menos para salir de esta... una más y ya van... pero cuando vuelva a casa...festejemos con Milanesas y yo llego Torta alfajor.
    Te quiero enormemente...

    ResponderEliminar
  2. Hola Mage! cuando puedas contame que le pasó al peque. Por lo visto estuvo complicado ¿dos operaciones?
    Me alegro de que esté todo encaminado, si empezó a comer, y con esa fuerza, pronto estarán en casita. Abrazo grande!!

    ResponderEliminar
  3. debí decir yo LLEVO torta alfajor... no voy a llegar sin nada!!!jeje

    ResponderEliminar
  4. pucha hermana que hay que ser fuerte para aguantar tanta cosa medica junta... Es hermoso que un pequeño sea tan posivo y tenga tanta fuerza de voluntad xa salir adelante...pero tambièn es digno del + grande de los besos cuando se preocupa con tanto amor por su mami... Me encantan las milanesas que saben a afecto y verdad... (son las + ricas) te quiero

    ResponderEliminar
  5. Ana: sabés que Poño es un poquito tuyo también.

    Sylvia: te mandé mensaje. Gracias por la buena onda positiva.

    Marlene (Sefy para mi): no sabés el orgullo que me da esta criaturita. Beso grande

    ResponderEliminar