sábado, 3 de julio de 2010

MEA CULPA


Lo confieso, estoy arrepentida.

Si bien por lo general trato de actuar y hablar sólo cuando me siento con plena seguridad de mis acciones y declaraciones, esta vez, debo guardarme las palabras en el bolsillo (para ser delicada).
Y quizás mis palabras hayan sido por falta de confianza, por incrédula o, inclusive, porque desde que nací jamás vi algo así.

Probablemente digan que es una exageración de mi parte, pero lo cierto es que de todo se aprende. Soy congruente en este sentido. Si considero que la vida es aprendizaje siempre, entonces sí, esta vez también lo fue.

Hubo dos hechos puntuales. Uno fue cuando Uruguay clasificó para el Mundial. De atrás, haciendo todo lo posible e imposible, dejando afuera a Costa Rica, siendo los últimos que lográbamos entrar. Y yo dije “como siempre, remando… nunca por jugar bien”. Después, cuando le tocó el grupo que le tocó. Pensé en México, con quienes hacía un tiempito habíamos perdido. Pensé en Francia, el campeón del mundo. Y pensé en Sudáfrica, locatario. Y dije: “no sé para qué vamos … vamos, jugamos y nos volvemos”.

Y no. Resulta que no. Resulta que le ganamos a los tres cómodamente y quedamos primeros en la serie. Por primera vez en años sin calculadora en mano a ver cómo nos iba. Fuimos derribando uno a uno a nuestros oponentes. Y así, nos ganamos merecidamente un lugar en octavos.

El país explotó de alegría. El fútbol es una pasión popular. Si bien la mayoría de las mujeres quedamos excluidas de estos eventos (por elección, por supuesto), cuando juega Uruguay, todo es diferente. No hay distinción de sexo. Todos nos unimos a alentar a nuestro país. La alegría es generalizada.

Luego, vencimos a Japón y pasamos a cuartos de final. Otra vez este pequeño país con sus 3 millones de habitantes salió a la calle a festejar. La alegría ya se nos estaba haciendo costumbre, cosa rara por estos lados. Uruguay se dio cuenta que se puede ser feliz.

Entonces, se vino Ghana, con sus golpes, con un arbitraje espantoso siempre a favor de los ghaneses, con lesiones varias a nuestros jugadores, con Fucile que casi nos infarta a todos cuando cayó y quedó quieto en el piso, con Forlán que nos devolvió la esperanza, con un gol que no quería ser y, para confirmar que no fuera, Suárez se encargó de atajarlo, con Muslera que le tiraba besos al travesaño después que el ghanés errara el penal, con Muslera de nuevo atajándose todo, con un loquito Abreu que la picó en el último penal y todos los uruguayos gritamos GOOOOOOOOOL, felices de la vida. Y con todo el equipo festejando allá, en Sudáfrica y nosotros acá, haciéndole honores a sus festejos y victoria. Uruguay mereció ganar y ganó.
Así, es que llegamos a tener un puesto en la semifinal. El puesto en el que ya somos los mejores 4 del mundo.
Y sí, me arrepiento de no haber confiado en estos chicos, en no haber confiado en la selección de mi país, ni en Tabárez ni en nada.
Mi aprendizaje es ese, “no juzgues al libro por su portada”. No siempre las cosas son como “se supone” que van a ser. Uruguay ha demostrado ser un equipo, con todo lo que la palabra significa. Han demostrado ser buenos jugadores, unidos, compañeros y con un espíritu único. Han demostrado que se puede. Que la confianza es lo último que se pierde. Que las esperanzas siempre deben estar vigentes.
Y, principalmente, han devuelto la alegría a este país. Así que pido perdón por mi falta de confianza y agradezco enormemente que hayan teñido mi corazón y el de tantos otros de Celeste.

¡Arriba Uruguay! ¡Vamos por más! Y si no es más, siempre igual ¡Arriba Uruguay!

11 comentarios:

  1. Mage: nos equivocamos varios en los resultados. A mí me importan bastante los procesos y ahí tengo reparos.

    ResponderEliminar
  2. Pienso, además, que hay que dejar de creer que en un mundial se juega la patria. Un mundial es futbol, y no hay otra cosa. Eso de sentirse má argentino durante un mundial es patético. Soy argentino siempre, o no lo soy jamás.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Rafa: yo no sé nada de los procesos. No soy futbolera, excepto cuando juega Uruguay, así que de fútbol no me voy a poner a opinar, te imaginarás. Sería un atrevimiento de mi parte. Asi que para mi, todo está fantástico.

    Pulga: Obvio que es así. Yo siempre uruguaya también. Lo que digo, es que la alegría que vive este país es impresionante. Es muy difícil que festejemos algo y se nota las ganas de felicidad que tenemos todos. De verdad que emociona ver los festejos.

    Besos a ambos

    ResponderEliminar
  4. Me encantó esta entrada Mage, de corazón. Por todo, por como está escrita, por el mensaje, por el momento. Debo admitir que estoy totalmente enamorada, mi nombre es Maia...Maia Suárez

    VAMO ARRIBA URUGUAY !!!!!

    ResponderEliminar
  5. Jajaja!! Ay, Maia Suárez, me hacés reír. Gracias.
    Viniste en pleno cambio del blog a visitarme, y yo que no le daba con los colores ... pero bueno, veo que pudiste dejar comentario igual. Beso grande, linda. Gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  6. Mage, me gusta el cambio que le hiciste a tu "blo", casi me olvido de decirte. Es menos barroco y me gusta. Yo soy bastante minimalista para la decoración (como te habrás dado cuenta) y ahora se me hace más agradable. Además que te quede claro que yo no estoy de paso. Yo me quedo. BesOOOOOOOOOOOOOOsssssss,

    ResponderEliminar
  7. No no no...la alegría del pueblo es impagable, Mage, vengo justamente de comentar eso en el Blog de mi amiga Mujer de Olé. Quizá Uruguay no jugó un gran partido pero la alegría de la gente te causa escalofríos, devuelve vida. Un abrazo y que venga el tri.

    ResponderEliminar
  8. Ese corazon celeste por Diosss que belleza... tiene suerte de no estar al borde del infarto como el mío!!!...
    Divina, gloriosa entrada y vamos por mas!!!... que día el próximo martes... fetejamos en tu casa o nos vamos p 18???
    Yo tb estoy enamorada!!!!
    A BRILLAR URUGUAY!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  9. Maita, fue un decir. Vos hace ya tiempo que llegaste para quedarte, corazón.

    Pulgarcito, a eso mismo me refería.

    Anita, festejamos. Espero que llegues a tiempo. Y si no es así, al menos me avisás con todas las letras dónde estás!

    Besos a todos

    ResponderEliminar
  10. Pos yo tengo una envidia total de que la situación amerite esta entrada. Ojala tuviese que sentirme arrepentida por algo que dije sobre Argentina por ejemplo. Ahora sha está, tamo juera, y es triste. Y supongo ¨vamo la celeste, sin blanco¨ji ji

    Beso!

    ResponderEliminar
  11. Paluchita, gracias miles por sumarte a la "gran movida" celeste :)
    Si, te entiendo, aquí sabemos de tristezas. Muchas. Por eso estamos tan felices ahora.
    Gracias, linda.
    Besossss

    ResponderEliminar