Translate

domingo, 11 de julio de 2010

ORGULLO NACIONAL


Este es Diego. Nuestro Diego. Diego Forlán.

Campeón de nuestra Selección.
Arremetedor.
Comprometido.
Goleador.
Compañero.
Con actitud de equipo.
Con desempeño inigualable.
Excelente jugador.
Diego nos hizo gritar, nos dio felicidad, nos hizo sentir que Uruguay puede.
Diego demostró humildad, nos dio esperanza y nos devolvió la fe.
Y no lo hizo solo. Lo hizo con 22 jugadores más. Algunos dentro de la cancha y otros fuera, pero jamás sintió que Uruguay era él. Sabe que juega en equipo y lo dejó claro en la cancha.
Y es por eso que hoy es reconocido como BALON DE ORO por la FIFA.
Merecido premio, Jugador de Oro.
Y como aprendí a conocer su humildad, estoy segura que lo ha compartido con todos y seguro que están festejando a lo grande, como la Selección merecía. Porque merecían festejar y este premio les dio la oportunidad.
Grande, Diego. Grande, mi Selección.
Gracias por las alegrías que nos dieron durante este mes y pico de Mundial.
Gracias por hacernos sentir tanta felicidad.

¡Salud, Diego!¡ Salud, Uruguay!

5 comentarios:

  1. Y esos son los valores que deberíamos rescatar en los hombres. Lo demás es fútbol, y se puede ganar o perder. Pero los valores, no se venden. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Sin dudas. Eso es lo que vale de esta Selección. Y por eso es que los sentimos campeones. Beso!

    ResponderEliminar
  3. Diego de oro, en todo senetido...
    lindo y merecido homenaje al cual me sumo y me permito agregar en él lo orgullosa que me siento de ser Uruguaya... de la lección de humildad y dignidad que le dimos al mundo entero.... (aunque no suene muy humilde... jaja... pero asi fue).
    Bsssoosssss

    ResponderEliminar
  4. Me sumo a cada palabra. Mi situación es un poco más complicada pero que no te quepa la menor duda de que estoy muy orgullosa de ser uruguaya. Por la gente linda, por la humildad, por el trabajo en equipo, por la dignidad, por la simpleza, por la garra, por todo. Muchas ganas de estar allá, muchas. Y no me digas ahora "Y bueno, vení", nunca descarto una vuelta. Bueno, no quiero hacer de esto un monólogo filosófico sobre mis conflictos de identidad. Me sumo y agrego a mi conejo Suárez. Un beso enorme Mage,

    ResponderEliminar
  5. Dijera mi papá, si hubieramos tenido dos Forlán, ganábamos el mundial.

    Pero dos Forlán, es imposible. Dos jugadores con todas esas condiciones, es imposible.

    ¡Gracias Diego!

    ResponderEliminar