miércoles, 24 de febrero de 2010

A LA MEMORIA DE


Me siento tocada por una varita mágica. Como si alguien hubiera dicho “Vos no. Todavía no”. Lidié con mi enfermedad y salí victoriosa. Estoy sana y viva. Pero eso no quita que ante la muerte de otros me estremezca como lo hago. Y no es sólo que me toca, que me llega. Sino que me cuestiono qué fue lo que hizo que pasara el “a vos no”.

Yo sé, todo es un aprendizaje. Sin dudas mi enfermedad lo fue y mucho. Tal vez estaba destinada a quedarme en esta tierra un tiempo más para seguir aprendiendo cosas que aún me faltaban. Tal vez fue para poder transmitir otras. Lo que sí sé con seguridad es que estoy agradecida que así haya sido.

Dos personas que empezaron tratamiento conmigo, ya no están aquí. A una, sólo la conocí virtualmente. Pero partió dejando a una niña de tres años en este mundo. La otra, no éramos amigas, pero la enfermedad nos hizo tener un punto en común. Hace unos días, leyendo los obituarios, también me enteré que murió.

El domingo, conocí a alguien. Pero ella no a mí. Con sus 46 años, dejó este mundo así, sin aviso, sin despedirse de nadie, como las hojas verdes que caen de los árboles y se marchitan en el lugar incorrecto.

También supe de un ser que para muchos fue especial y que después de tanto sufrimiento dejó este planeta. Hoy leí algo que había escrito, sobre las mariposas. Tal vez llegó el momento de alzar sus alas y volar.

Las pérdidas (físicas y del alma, que también cuentan) son difíciles de manejar. Remueven mucho en el interior. Y, en lo que a mi persona respecta, siento que en cualquiera de esos casos podría haber sido yo.

Pero no. Aquí estoy. No sé cuanto tiempo me queda. No sé hasta cuando esta ruleta rusa juegue a mi favor. Mientras tanto, trataré de vivir dignamente. De agradecer por el aire, el cielo, el fuego, la lluvia, la luna y el sol. De disfrutar cada instante que respiro y de respirar al lado de los que hacen de mi quien soy. De aprender cada día a vivir desde y para el amor.

No sé vivir de otra forma, pero si al momento de partir he logrado mi cometido seguro que entenderé por qué dijeron “a vos no”.

Esto está dedicado a la memoria de aquellos que
me siguen enseñando a pesar de no compartir
más el mismo mundo que yo. Gracias.

3 comentarios:

  1. Que bueno. En el fondo es un gran guiño del destino. Obviamente, eso no pensarán los que se fueron o los que los querían. Pero esa disposición tuya a vivir con todas las ganas es una fuerza de hierro para los que nos amargamos por nimiedades. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Patricia Ferrari fue una luchadora, que nunca perdió la sonrisa. Quería seguir criando a sus hijos. No quería que la sedaran, se resistió a morir hasta el último minuto. Para mi, es un ejemplo, y hago extensivas tus palabras a la memoria de esta gran mujer, y excelente mamá, fallecida recientemente a los 40 años.

    ResponderEliminar
  3. Me morí un poquito con tus palabras sabias Mage. Me lloró el alma sabés....duele. Duele imaginarse a los pequeños que quedan, imaginarse el momento en que alguien les explica que mamá no vuelve.
    Te extraño un toco corazon !!!!
    Cuidate okay? Besos mil.

    ResponderEliminar