viernes, 26 de febrero de 2010

POEMA DE 1 A 11. Y VICEVERSA



No.
Ya no.
Ya no estás
en las noches interminables
ni en las mañanas inagotables.
Jamás te veré dormir ni despertar.
No podré saber cuanto amas o extrañas.
Ni te veré soñar ni crear tu realidad.
Solo sé que desde entonces, mis ojos cuando despiertan,
Con dolor ven el vacío que quedó tras tu ausencia.
No disfrutaré jamás ni de tu risa ni de tu llanto;
tampoco probarás jamás la miel ni la hiel de este mundo.
Porque alguien, o tal vez tú, supongo, lo decidiste así.
Pero la vida me ha dado en qué sostenerme,
a quienes cada día veo sonreir y amar.
Nunca sucederá que te olvide, mi vida.
Porque nunca jamás volarás de mi.
Y puedo asegurarte, bajo firma,
con promesa y juramento:
Siempre te amaré,
por siempre,
Agustín

2 comentarios:

  1. Yo no sé si es buena o mala poesía. Hace mucho tiempo dejé de "enjuiciar" a los que escriben. Porque el que escribe, como dijo Saer, hace "un trabajo doloroso". Hace mucho, también, dejé de pensar que mi dolor era lo "más importante del mundo", sabiendo que en alguna parte del mundo siempre va a haber alguien sufriendo mucho más que yo.
    Y de todas formas, en cuestión de gustos, a mi sí me gustó lo que escribiste. Simplemente porque está escrito con la tinta del dolor, del dolor más inmenso que yo puedo imaginar. Un beso.

    ResponderEliminar